Running para principiantes: Cómo respirar al correr

11 octubre, 2019

Seguro que alguna vez te ha faltado el aliento al correr, es algo relativamente normal cuando estás realizando un esfuerzo intenso. Sin embargo, si habitualmente te cuesta respirar y sospechas que no estás respirando correctamente, ya que te ocurre incluso cuando entrenas a una intensidad moderada, no te puedes perder las claves que te damos a continuación ¡Descubre cómo respirar al correr para mejorar tu rendimiento!

¿Sabes qué ocurre cuando respirar al correr?

Nuestro sistema respiratorio cumple la función de oxigenar nuestro organismo, llevando el oxígeno hacia nuestra sangre y eliminando el CO2. La demanda de oxígeno aumenta considerablemente cuando practicamos un ejercicio aeróbico como puede ser el running. Así, nuestros pulmones son un músculo que se está sobreesforzando cuando corremos, provocando una sensación de fatiga, que puede llegar a resultar desagradable.

Como ocurre con cualquier músculo, es importante entrenarlo y ejecutar una técnica correcta que te ayude a mejorar el rendimiento. Cuanto más eficientes sean nuestros pulmones, más oxígeno llegará a nuestra sangre haciendo que nuestros músculos se puedan enfrentar de manera más eficiente a este esfuerzo. Prueba de los pulmones han de entrenarse, es la mayor capacidad pulmonar que tienen los atletas de resistencia, capaces de alcanzar rápidamente mayores ritmos y frecuencias por minuto, ya que han realizado un entrenamiento específico y conocen a la perfección la técnica para respirar correctamente al correr.

Cómo respirar al correr: Trucos para correr sin cansarse

Nariz y boca

Lo ideal es inhalar por la nariz y exhalar por la boca, es la técnica con la que existe la menor posibilidad de que aparezca el flato. Sin embargo, este método puede quedarse corto en alguna situación:

  • Si vas a realizar un gran esfuerzo a un ritmo rápido, es preferible respirar por la boca, ya que captarás una mayor cantidad de aire en cada inhalación. Ten cuidado con esta técnica durante el invierno, ya que tu garganta puede resentirse.
  • Si vas a realizar un esfuerzo corto, o de baja intensidad, puedes respirar únicamente por la nariz, siempre intentando llenar al máximo tus pulmones.

Siempre tienes la opción de comenzar respirando por la nariz, y añadir la boca cuando aumente la intensidad el ejercicio. Lo importante es que te sientas cómodo y seas consciente de tu respiración, intentando captar siempre la mayor cantidad posible en cada inhalación.

Corrige tu postura

No descuides tu postura; corre con el torso erguido y ligeramente adelantado. La cabeza debe ir recta, con la mirada hacia al frente. Los hombros deben ir rectos, pero relajados y los codos flexionados y firmes. Cuanto más liberados estén tus pulmones, más oxígeno podrán captar en cada respiración.

Relación entre respiración y zancadas

Las mejores técnicas de respiración son aquellas que combinan el ritmo de la respiración con la frecuencia de las zancadas. Teniendo en cuenta que una frecuencia normal 2:2 consiste dar dos zancadas (pie derecho y pie izquierdo) mientras se inhala, y otras dos zancadas mientras se exhala, recomendamos:

En los entrenamientos de mayor intensidad, es recomendable seguir un ritmo de respiración 2:2 y adaptar el ritmo bien en el último tramo o cuando comencemos a notar fatiga. En ese momento pasamos a una frecuencia 1:2 (un paso para inhalar, dos para exhalar) o 2:1 (al revés)

¿Qué te ha parecido este post sobre cómo respirar al correr?¿Conocías estos trucos para correr sin cansarse?

Visita nuestra web Bulevip.com o contacta con nosotros a través de nuestro Servicio de Atención al Cliente o Redes Sociales si necesitas si tienes cualquier duda relacionada con nutrición y deporte ¡Te asesoramos sin compromiso!

Aida Baena autora Bulevip

Comparte en las redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *