Dieta disociada, ¿la conoces?

30 junio, 2015

Seguro que has escuchado hablar de este tipo de dieta, pero ¿en qué principios se basa? ¿es realmente saludable? Veamos en qué consiste la dieta disociada.

Esta dieta se hizo famosa allá por 1900-1920, aunque se ha extendido hasta nuestros días. Su base se centra en no mezclar alimentos protéicos y alimentos que tengan hidratos de carbono en la misma comida, ya que las proteínas se digieren en medio ácido y los hidratos en medio alcalino. Si pensamos fríamente esto es imposible, puesto que los alimentos contienen en su composición, unos en mayor medida que otros, ambos macronutrientes.

La dieta disociada divide los alimentos en 15 grupos:

1. Frutas ácidas: cítricos, naranja, limón, mandarina, pomelo…
2. Frutas semiácidas: albaricoque, cereza, fresa, higo, kiwi, melocotón, manzana…
3. Frutas dulces: ciruela, pasa, dátil, higo seco, uva…
4. Frutos oleaginosos: aceite, aceituna, aguacate, almendra, coco, nuez…
5. Cereales: arroz, trigo y derivados (harinas, copos, pastas), maíz, pan…
6. Legumbres y germinados: garbanzo, guisante, judía, lenteja, soja…
7. Hortalizas: alcachofa, berenjena, calabaza, calabacín, pimiento, puerro…
8. Feculosas: boniato, castaña, patata, plátano…
9. Verduras y algas: acelga, apio, berro, espárrago, espinaca, lechuga…
10. Ajos y cebollas
11. Huevos
12. Leche
13. Mantequilla (no comer margarina)
14. Quesos (todos los tipos)
15. Carnes y pescados: de todo tipo y conservado de cualquier modo.

Entre estos alimentos hay algunos que se puede compatibilizar en la misma comida y otros que no, veámoslo en el siguiente gráfico:

disociada

Cuando aparece un NO, entre dos tipos de alimentos, éstos no deben mezclarse en la comida, si aparece Si, está permitido y cuando aparece una M, significa que podemos mezclarlos cuando queramos mantener el peso, pero no cuando se quiera adelgazar.

También cabe decir que si seguimos esta dieta y la comida está cargada de proteínas y la cena de hidratos o al revés, no tendríamos ningún tipo de riesgo, ya que aportaríamos al organismo los macronutrientes que necesita. El problema vendría cuando eliminamos gran cantidad de hidratos, ya que la dieta se convertiría en cetogénica.

Otro de los problemas de las dietas es, que la mayoría de las personas las llevan al extremo, como por ejemplo ciertos regímenes que abogan por comer cada día un tipo de alimentos, por ejemplo:

Lunes: fruta
Martes: carne
Miércoles: verdura
Jueves: huevos
Viernes: pescado
Sábado: fiambres
Domingo: pan

Como podemos observar, no es para nada saludable llegar a los extremos ya que siempre estaremos en déficit de alimentos y nutrientes. Por eso siempre apoyamos una comida saludable que incluya macro y micronutrientes para el total desarrollo de nuestras funciones.

Un ejemplo de este tipo de dieta disociada sería:

DESAYUNO: té, infusión, café o zumo, junto a dos rebanadas de pan con mermelada.
MEDIA-MAÑANA: Fruta, sería importante no mezclar frutas ácidas con dulces.
COMIDA: Arroz, pasta o patatas. Postre: yogur o fruta
MERIENDA: elegir entre una fruta, yogur o galletas (no mezclar) combinándolas con té, infusión o café.
CENA: un primer plato de verduras crudas o cocinadas. En un segundo plato sólo proteínas: carne, pescado, queso, huevos.

A simple vista no parece tan mal elaborada, el problema es seguirla día tras día y no poder mezclar en el mismo plato alimentos que contengan diferentes macronutrientes.

Come sano, come equilibrado y disfruta de cada bocado!

Comparte en las redes sociales

Un comentario en “Dieta disociada, ¿la conoces?

  1. Pingback: Destapando mitos del fitness. - El Blog de la Tienda Bulevip, amantes del deporte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *