Geles energéticos: Cómo evitar las molestias estomacales

12 junio, 2018

Los geles energéticos son los inseparables compañeros de ruta de corredores y ciclistas, y es que son la opción más rápida para reponer hidratos sin detenerse. Sin embargo, los problemas estomacales son habituales en este tipo de deportistas y desafortunadamente los geles pueden agravar estas molestias. Si aún no los tomas por miedo a sufrir problemas digestivos durante una competición, no puedes perderte los siguientes consejos, con los qué descubrirás cómo consumir geles sin temor.

Geles energéticos y molestias estomacales

Busca geles que contengan variedad de carbohidratos

No todos los hidratos son iguales; existen carbohidratos muy simples y económicos que se utilizan ampliamente en los geles energéticos, como la glucosa, y otros más completos y caros, con una absorción más sostenida, como por ejemplo la palatinosa.

La principal ventaja de los geles con respecto a las barritas y otros alimentos, es que se absorbe más rápidamente por su textura líquida. Así, si en una situación “delicada” como es un esfuerzo físico, le das a tu cuerpo alta dosis de carbohidratos muy simples, la absorción será extremadamente rápida y puede llegar a provocar problemas como la diarrea o nausesas.

Si buscas un gel que contenga varios tipos de hidratos, como Amix Performance Rock gel, garantizas una digestión más suave y una liberación más sostenida de energía.

Evita la cafeína

Cada persona tiene una tolerancia a la cafeína, por lo que la elección de un gel cafeínado es muy personal. No obstante, la digestión de la cafeína suele ser más complicada,  por si quieres minimizar el riesgo de sufrir problemas gastrointestinales, te recomendamos evitar los geles con cafeína, o bien reducir su consumo al mínimo.

Toma los geles poco a poco

Este es uno de los fallos más comunes; tomar el gel en un par de sorbos como si de un líquido se tratara. Tómalo poco a poco, dividiéndolo más o menos en 3 porciones, y acompañado de un poco de agua.

Igualmente, deja pasar al menos 45-60 minutos entre el consumo de un gel y otro.

Busca sabores suaves

Elige los sabores más neutros posibles, de esta manera, te ahorrarás edulcorantes y aditivos, y además tu cuerpo no se verá sorprendido por sabores “exóticos” que no acostumbra a tomar en el día a día.

Elige el tamaño pequeño

Hay una gran variedad de geles energéticos, pero salvo que estés muy [email protected] a consumirlos, te recomendamos que comiences por el formato más pequeño posible, en torno a los 25 gramos.

Sin gluten ni lactosa

El gluten y la lactosa son dos componentes que pueden hacer más pesadas las digestiones, incluso entre las personas que no padecen intolerancia a ellos. En estos casos es preferible elegir un gel de una marca que cuide los ingredientes y te cueste unos céntimos más.

Cada vez son más las marcas que eliminan en gluten y la lactosa de sus procesos de fabricación, ofreciendo unos precios más que asequibles, como es el caso de la gama Energy Gel de 226ers.

Imprescindible: ¡Prueba los geles durante los entrenamientos!

Por último, pero no menos importante, recuerda probar los geles durante los entrenamientos. Nunca tomes por primera vez un gel, ni cualquier otro suplemento deportivo, durante una competición ¡Evita sorpresas desagradables!

Y recuerda que si necesitas que te asesoremos sobre geles energéticos o cualquier otro complemento, estamos a tu disposición en el 911309808, el Whatsapp 689326474, [email protected] o nuestras redes sociales.

Comparte en las redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* He leído y acepto la política de privacidad.