¿Tienes un metabolismo lento? ¡Deja que estos consejos para acelerar el metabolismo te ayuden! | Biotech USA

9 octubre, 2019

¡No tienes por qué ser una víctima del metabolismo lento! Aquí te mostramos algunos consejos para acelerar el metabolismo, para eliminar así todos los obstáculos que impiden tu desarrollo y la pérdida de peso!

¿QUÉ ES EL METABOLISMO?

El metabolismo indica cuánta energía consume tu cuerpo y cuántas calorías se queman al día.

Como un inicio debes calcular tu metabolismo básico diario, que te mostrará cuánta energía consumes si estás en el mismo sitio todo del día. Es decir, aún si no te mueves, igual usas energía (quemas calorías), ya que necesitas calorías para que tu corazón palpite, para respirar, y para mantener la temperatura de tu cuerpo.

Luego, para calcular tus necesidades diarias, debes tomar ese metabolismo básico diario y sumarle la energía consumida durante tu actividad diaria. Es decir, sumar las calorías que usar así estés en reposo, con las calorías que quemas haciendo tus actividades diarias.

¿DE QUÉ DEPENDE TU METABOLISMO?

Hay factores que tienen efecto en tu metabolismo, tanto como en tu metabolismo en reposo, como en tu metabolismo en un día activo. ¡Veamos cuáles son!

Género

Los hombres tienen un índice mayor de consumo energético, por ello, su índice metabólico también es mayor. La proporción de masa muscular es mayor en su cuerpo y los análisis prueban que los músculos queman tres veces más calorías que las células de grasa, lo que explica por qué tiene un mejor metabolismo.

Edad

Al hacerte mayor tu metabolismo se ralentiza, el consumo de energía baja y, por ello, el cálculo de las necesidades calóricas es un aspecto importante a tener en cuenta cuando quieres saber tu metabolismo básico.

Masa corporal

El peso también contribuye en el consumo energético; ya que hay diferencia entre llevar un sobrepeso de 1-2 kg o 10 kg. En caso de que que el sobrepeso se deba a la masa muscular, esto se considera algo positivo, porque los músculos tienen un mayor consumo metabólico.

Estado de la salud

Algunas enfermedades también afectan al metabolismo, como por ejemplo si la tiroides presenta valores bajos, el metabolismo se ralentiza, mientras que el hipertiroidismo provoca que el metabolismo se acelere.

Genética

Es claro que diferentes personas tienen diferentes tipos de digestión, pero la composición corporal también es diferente. Hay personas que tienen un metabolismo más lento y tienden más a la obesidad, mientras que hay personas que tienen una forma más estilizada gracias a su genética. Esto, por supuesto, no es excusa para nadie, porque siempre está la posibilidad de combatirlo.

Cantidad de ejercicio

Este es el factor que influencia el consumo de energía, en otras palabras al metabolismo, más que al resto. Concretamente, la cantidad de ejercicio, el tipo de ejercicio, los deportes regulares y la calidad de vida afectan el consumo de energía.

Otros factores incluyen la falta de ejercicio y las comidas irregulares, especialmente si existen intervalos largos entre ellas. Nuestro cuerpo gana energía y se construye con ayuda de los procesos metabólicos.

Usando tratamientos dietéticos con una baja carga calórica (por debajo del índice de metabolismo básico) fuerzas a tu cuerpo a cambiar a su modo de reserva, por lo que ralentizas el consumo de energía incluso más.

¿CÓMO SABE SI TIENE UN METABOLISMO LENTO?

  • Si estás engordando continuamente — sobre todo en las zonas del estómago y la cintura — y sientes que no se produce cambio alguno a pesar de hacer deporte y tener un estilo de vida saludable.
  • Sufres frecuentemente de flatulencias, te cuesta deshacerte de los productos metabólicos finales.
  • Muchas veces aparecen deficiencias hormonales, trastornos metabólicos de la glucosa o problemas digestivos.

Se recomienda mantener el metabolismo en un estado óptimo porque así podrás evitar problemas cardiovasculares u otros problemas metabólicos. Solo toma un poco más de tiempo pensar en tu estilo de vida diario.

CONSEJOS PARA ACELERAR TU METABOLISMO: ¡REVOLUCIONA TU CUERPO!

La palabra metabolismo se malinterpreta frecuentemente en conexión con el entrenamiento o la nutrición. Muchas personas se quejan de que la razón por la que son incapaces de conseguir sus objetivos es que su metabolismo es genéticamente lento. Aunque la genética tiene un papel importante en el metabolismo, no llega al punto de limitarte en tus metas. ¡La buena noticia, sin embargo, es que se puede hacer mucho para acelerarlo!

¡Comienza a hacer ejercicio!

Una de las formas más sencillas de acelerar el metabolismo es hacer deporte regularmente y más ejercicio. Nuestro cuerpo no solo quema más energía gracias al deporte, también desarrolla una mayor proporción de tejidos musculares y esto tiene como resultado una mayor demanda de energía.

Como resultado de hacer deporte activo durante 1 hora, la demanda del metabolismo aumenta en unas 400 – 600 calorías, naturalmente dependiendo del tipo de actividad deportiva, el cuerpo, el peso y otros factores.

La cantidad de actividad deportivo debe determinarse de forma personalizada, dependiendo de la dificultad y la agenda diaria. Sin embargo, a todo el mundo se le recomienda entre 1 – 1,5 horas tres veces a la semana, especialmente para aquellos que trabajan sentados. ¡Hacer deporte también es un método muy bueno para reducir el estrés, por lo que tiene un beneficio doble! Merece la pena encontrar la actividad que podemos llevar a cabo a largo plazo y con gusto, porque este es el secreto del éxito.

Entrenamiento en intervalos

Entrenamiento en intervalos es un método particularmente bueno para acelerar el metabolismo porque mantiene el metabolismo a alto nivel, no solo durante los entrenamientos, sino también durante las horas posteriores. Alterna ejercicios de medio minuto a una intensidad del 80-90% con 1-2 minutos de ejercicios de intensidad más baja.

Si pensamos en el mecanismo de un automóvil. Si va alternando acelerones y frenadas, necesita mucho más combustible que si conduce con una velocidad uniforme. Lo mismo pasa con el cuerpo.

Ejemplo: Correr en una cinta de correr a 11 km/h durante 30 segundos, después 1 minuto caminando a 3 km/h.

Entrenamiento con levantamiento de pesas

Los entrenamientos de levantamiento de pesas son similares a los intervalos, sigue manteniendo el metabolismo revolucionado incluso también después del entrenamiento. Claro que para que esto ocurra, no es suficiente con levantar un peso de 1 kg mientras lees el periódico. Es necesario intensidad y un trabajo duro.

Masa muscular.

Muchas mujeres en una dieta de adelgazamiento tienen miedo de ganar músculo, incluso con sólo escuchar la palabra “gimnasio”. Las palabras “masa muscular” le recuerdan a la mayoría de la gente un “hombre como un armario de dos puertas”. Sin embargo, esto se aleja mucho de las necesidades reales.

Un aparato muscular sólido y atlético es mucho más atractivo para los ojos tanto en un cuerpo masculino como femenino. Formarlo no es fácil, tampoco desde el punto de vista del metabolismo, pero tiene un efecto particularmente beneficioso. Lo principal es que el tejido muscular es mucho más activo que el tejido graso. Requiere más energía, por ello, los músculos consumen 60 -100 calorías extra.

¡Cambia tu forma de comer!

Comer regularmente y la cantidad adecuada es clave para una dieta y también para un metabolismo rápido.


Si nuestro cuerpo sabe en cuánto tiempo volverá a conseguir energía, entonces no tiene que guardar reservas. Una cantidad suficiente de calorías también es importante para que el cuerpo no comience a acumular reservas. Aquellos que hacen dietas frecuentemente cometen el error de consumir menos calorías que las de su índice de metabolismo básico, y las realizan durante un largo periodo de tiempo. Como resultado de las dietas milagro de 600 – 1000 calorías, nuestro cuerpo enciende el modo de reserva e intenta tomar hasta la última molécula de energía de la escasa cantidad de comida ingerida, ralentiza el consumo de energía de nuestro cuerpo. Y claro, cuando vuelve a obtener comida de nuevo cuando se ha terminado el régimen, el modo de reserva del cuerpo se mantiene y de repente empiezas a ganar kilos.

5-6 comidas al día

Es un principio de dieta básico, pero merece la pena repetirlo. Comer en sí mismo acelera el metabolismo, pero esto no significa que debas salir corriendo a un restaurante de comida rápida. Realiza comidas más pequeñas en pequeñas porciones, a pesar de seguir manteniendo las 3 grandes comidas.

Si tu cuerpo no obtiene la cantidad de comida suficiente, el metabolismo se ralentiza, ya que se está protegiendo frente a morirse de hambre. Si comes irregularmente y/o no comes casi nunca, tu cuerpo empieza a prepararse para ello. Sin embargo, si comes pequeñas proporciones de una forma más frecuente, cada 2-3 horas, tu cuerpo es capaz de calcular el reabastecimiento. ¡En resumen, de esta forma el cuerpo no tendrá hambre!

¡Come especias!

Las especias y sobre todo las especias picantes también tienen el efecto de acelerar el metabolismo. Por ejemplo, uno de los componentes del chili, la capsaicina, acelera el metabolismo y reduce el apetito. Además de la estimular y acelerar el metabolismo, la pimienta también es efectiva contra los virus, conforme a la medicina popular.

Los ingredientes activos del jengibre estimulan la producción de encimas digestivas del estómago, además de mejorar el proceso digestivo. Es especialmente una buena elección junto a comidas con un alto contenido proteico. Los aceites volátiles del ajo también ayudan a acelerar el metabolismo y a la par refuerzan el sistema inmunológico y son muy buenos también contra las flatulencias. Pero ten cuidado, intenta siempre conseguir un equilibrio porque si comes mucha especias picantes, puedes tener problemas estomacales e intestinales.

¡Come muchas fibras y proteínas!

La ingesta de proteínas requiere de una mayor cantidad de energía de todo nuestro cuerpo, por el mero hecho de que son más duras de digerir, sin embargo, el tejido muscular desarrollado haciendo deporte también provoca un consumo mayor de energía, lo que al final revoluciona el metabolismo. También se recomienda comer fibras en cada comida, que se pueden extraer de vegetales, frutas y granos integrales.

Las fibras ayudan a purificar y digerir también, pero juegan un papel muy importante en la formación de un nivel estable de azúcares en sangre. Contribuye a limpiar los restos de comida y las proteínas obstruida en la bilis y evita a su vez los procesos inflamatorios. Por todo ello, es recomendable comer todo tipo de verduras o ensaladas además de la carne.

¡Usa ingredientes naturales!

Se recomienda evitar las comidas procesadas llenas de aditivos.

Todo lo que nuestro cuerpo no necesita sienta muy fuerte a nuestro metabolismo, porque es difícil de secretarlo y muchas veces se almacenan como depósitos de grasas.

En lugar de ellos es mejor elegir tipos de alimentos que hayan sufrido el menor número de métodos de procesado posibles. En otras palabras, deben conservar la mayor esencia natural posible. Necesitamos nutrientes, no aditivos innecesarios. Busca en tu barrio donde puedes adquirir estos alimentos y realice un plan con una semana de antelación.


¡Más líquidos!

El agua tiene un papel importante en nuestro organismo, por ejemplo para acelerar tu metabolismo. Si tienes hambre por la deshidratación, quizás pueda comer más de lo necesario.

Entre el 60 – 70 % de nuestro cuerpo está hecho de agua. Asegura que la tensión y la circulación sanguíneas sean correctas, consiguiendo así transportar nutrientes y oxígeno a las células. Tiene un papel crucial en lo que se refiere a la digestión, la absorción y la secreción de fibras. Contribuye a la regulación del equilibrio ácido básico y a la temperatura del cuerpo. ¡Se recomienda beber al menos 3-4 de líquido sin azúcar al día!

¡Bebe suficiente agua!

El agua fresca es la mejor opción. Normalmente no necesitamos azúcar extra ni aditivos para darle sabor. La disciplina tiene la misma importancia en términos de beber agua que en términos de nutrición. Es mejor beber menos, un vaso de agua cada vez, pero más frecuentemente. En cualquier caso, debe empezar por un vaso de agua por las mañanas. Se recomienda beber mayores cantidades durante y antes de las comidas, porque le quita espacio a las comidas y en apariencia te sacias rápidamente, pero volverás a tener hambre en un breve periodo de tiempo.

No debe exagerarse, porque por un lado, una cantidad de agua excesiva es una carga extra para los riñones, mientras que por otro lado, también puede provocar hiponatremia, lo que puede provocar consecuencias graves.

¡La cafeína también puede ayudar!

La cafeína que se encuentra en el café y en el té también tiene el efecto de revitalizar el metabolismo. Afecta principalmente a la operación de la glándula tiroidea, que es la responsable de regular el metabolismo. Los tés verdes, negros y mates contienen cafeína.

Sin embargo, también se puede convertir en adicto a la cafeína y si toma cantidades exageradas (más de 600 mg al día) puede producirle nauseas, vómitos y mareos. Hay 50 mg en una taza de café, 80 mg en un espresso, mientras que hay 90 mg de cafeína en un café grande. 2-3 tazas de café o té al día no le provocarán ningún problema, de hecho, según demuestran algunos estudios, las personas que beben café moderadamente están más sanas.

Hay algunas personas que son más sensibles a la cafeína, pero los expertos sugieren no beberlo después de las 3 de la tarde y por supuesto, no 5-6 horas antes de dormir. Afortunadamente, hay otras soluciones sin estimulantes para para impulsar el metabolismo.

PARA CONSEGUIR ÉXITO, TEN CUIDADO CON TU METABOLISMO

¡Deja de culpar a tu metabolismo por el hecho de que eres capaz de perder peso, porque puedes hacer muchas cosas para revitalizarlo! ¡Ten cuidado con las comidas, realiza deporte regularmente y conseguirás sus objetivos!

Consejos para acelerar tu metabolismo:

  • Haz un esfuerzo para beber 3 litros de líquido al día para que tu cuerpo tenga la hidratación ideal y así evitas comer por hambre.
  • Asegúrate de comer regularmente, come pequeñas porciones cada 2-3 horas, así tu cuerpo no necesita comenzar a almacenar.
  • Come verduras y fibras. Si lo haces, puedes ayudar a tu metabolismo y a la digestión, y además suministrarle minerales a tu cuerpo, que también son importantes para la operación del cuerpo y el metabolismo.
  • Cuida tu ingesta de proteínas, de esta forma puedes mantener y desarrollar tu masa muscular y, así, aumentar el consumo de calorías.
  • ¡Come comidas naturales, que hayan sido procesadas lo mínimo posible, y que puedas alegrar con un poco de sazonamiento!

FUENTE | Biotech USA

Comparte en las redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *