Aprendemos a leer las etiquetas de los alimentos.

8 julio, 2015

¿Comes comida real? ¿Sabes cuántos aditivos lleva el producto que tienes entre las manos? En el presente post vamos a aprender a leer las etiquetas y ver realmente de qué modo nos alimentamos. A medida que las empresas alimentarias han ido creciendo, han comenzado a crear alimentos muy adictivos y baratos de producir (https://bulevip.com/blog/alimentos-adictivos-4-alimentos-que-crean-adiccion/) Con todo esto, los gobiernos y administraciones han tenido que poner leyes para obligar que el etiquetado sea exhaustivo en sus ingredientes y cantidades, pero esto lo ha aprovechado la industria a su favor. ¿Cómo puede ser posible?

Desglosamos el contenido de una etiqueta escogida al azar:

Etiqueta-nutricional

La información que siempre deberá aparecer es:

– Tamaño de la porción: como vemos en esta etiqueta, el fabricante da una «recomendación» de lo que es una ración del producto, pero una ración ¿para quién? ¿para un joven de 18 años o para una persona mayor de 60? Debemos tener cuidado con esto, pues la industria siempre intentará obtener su beneficio, en detrimento de nuestra salud y dinero.

– Valor energético (kcal): no nos engañemos, la mayoría de las personas solo se fijan en este dato, esto es un auténtico error. Esta claro que es importante, pero más importante es conocer de donde provienen.

– Grasas: como vemos aparecen las grasas totales y después se divide en: grasas saturadas y grasas trans, debemos hacer hincapié en que estas últimas no aparezcan, pues son realmente dañinas para el organismo.

– Colesterol: Otro punto que realmente no es tan malo como lo han pintado, el colesterol es necesario para vivir, pero siempre dependiendo de donde venga. Está claro que por comer 10 huevos a la semana no nos va a subir el colesterol. Un artículo muy bueno acerca de este tema lo podéis encontrar en el siguiente enlace: http://www.fitnessrevolucionario.com/2013/08/02/mitos-y-verdades-sobre-el-colesterol-y-las-enfermedades-cardiovasculares/

– Sodio: un excesivo aporte de sal por parte del fabricante es 100% perjudicial para el organismo, ya que creará adicción. Pero tampoco podemos saber a través de las etiquetas cuánto sodio es natural, propio del alimento y cuánto añadido.

– Carbohidratos: Aquí es donde debemos prestar especial atención, este valor tiene mayor impacto en nuestro peso que la propias grasas, además del impacto que genera a nivel de insulina. Pero como todos los elementos de la etiqueta debemos ver de donde viene ese carbohidrato, es decir, si es natural o proviene de azúcares añadidos. Como vemos en esta etiqueta, del total de carbos, parte de ellos provienen de los azúcares.
Podemos ver que la fibra también está incluida en este punto, debemos saber que cuanta más fibra tenga el producto menos es su índice glucémico, pero como siempre, no será lo mismo la fibra natural que la añadida.

– Proteínas: quizá el valor más importante y que menos miramos. En la mayoría de etiquetados este valor es pequeño, sin llegar a unos mínimos, la proteína nos ayuda a que el músculo crezca y regenerarlo, entre otros muchos beneficios.

etiqueta

El resto de ingredientes, la mayoría de las veces aparecen al final de la etiqueta y no le prestamos la atención que requieren. Los fabricantes manipulan todo lo que pueden estos elementos, siempre buscando su beneficio, por ejemplo:

1. Haciendo una separación de los ingredientes: sabemos que el azúcar no es muy bueno, pues bien, ¿qué hacen los fabricantes? dividen la cantidad de azúcar en diferentes tipos: jarabe de maíz, glucosa, azúcar normal… pero el resultado siempre será el mismo.

2. Sin azúcar: está claro que a las industrias no le interesa esto, pues el alimento no «engancharía»,en su lugar, utilizan edulcorantes altamente dañinos, pero se aseguran que el producto sea «light» bajo la ley.

3. Productos enriquecidos, ¿con qué?: si solemos ver la tele, veremos anuncios de cereales para niños/as enriquecidos con vitaminas y minerales, y las madres/padres pensarán: ¡perfecto para mi hijo!. Pero lejos de este enriquecimiento lo que encontramos es gran cantidad de azúcares que harán que el niño se levante con gana de esos cereales, pues el cerebro cada vez le pide más.

Aquí hemos querido hacer un pequeño resumen de lo que podemos encontrar en las etiquetas, y aún nos han quedado por desglosar los famosos E620, E124, E133…entre otros tantos ingredientes dañinos para el organismo.

Ahora toca ir al mercado, comprar alimentos naturales o al menos pararnos a leer las etiquetas!

Comparte en las redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *