Cómo prevenir los riesgos de nadar en aguas calientes

29 julio, 2019

Todos sabemos que la hidratación es esencial a la hora de practicar cualquier deporte, más si cabe en verano, pero… ¿Qué papel juega cuando nadamos el aguas calientes? ¿Cómo puede afectar la temperatura del agua a tu rendimiento? Nadar en aguas calientes conlleva una serie de peligros que no todo el mundo tiene presente cuando se lanza a nadar en aguas abiertas por primera vez ¡Conoce estos riesgos y aprende a prevenirlos!

¿Qué consideramos aguas calientes?

El rango de confort para nadar en aguas abiertas es de entre 21-25º, un rango muy pequeño del que es fácil salirse. Por encima de los 25º cada grado tiene importantes consecuencias sobre el rendimiento y la hidratación.

Los límites oficiales establecidos por la Federación Española de Natación para la natación en aguas abiertas se amplían hasta los 16-31ºC, un rango mucho más amplio y que no está exento de polémica, y que se puede llegar a sufrir importantes efectos adversos antes de llegar a los 31º.  Al nadar en aguas calientes, el metabolismo aumenta y es relativamente sencillo alcanzar temperaturas corporales de 40º cuando la del agua es de 31º ¡Imagínate nadar a ritmo de competición con la misma temperatura que puedes alcanzar teniendo la gripe!

Este rango también tiene en cuenta la temperatura exterior, estableciendo un límite de 63º a la suma de la temperatura ambiente + temperatura corporal.

¿Qué ocurre al nadar en aguas calientes?

Cuando realizamos un esfuerzo en tierra, y nuestra temperatura corporal aumenta, entra en juego el sudor para ayudarnos a regular la temperatura. Al nadar en aguas abiertas, no percibimos el sudor. Cuando se nada en agua fría es la propia agua la que actúa como reguladora de temperatura siendo incluso más efectiva el sudor.

Sin embargo, pero al movernos en aguas calientes, no contamos con este aliado, por lo que es más complicado aún controlar la temperatura. Cuando nadamos en aguas calientes, el metabolismo se acelera y el nadador percibe rápidamente síntomas de acaloramiento, que en caso de ser excesivos, pueden provocar serias molestias, y llegar a tener graves consecuencias como vómitos o desmayos que pueden poner en peligro la integridad del nadador.

Consejos para prevenir los riesgos de nadar en aguas calientes

Escucha a tu cuerpo

Si te sientes deshidratado, profundamente cansado, o notas dolores de cabezas, o arritmias cardiacas, detén el ejercicio e hidrátate. No lleves tu cuerpo al límite y haz caso de señales como los calambres musculares o ligeros mareos.

Hidrátate

Como ya decíamos, la hidratación es fundamental en cualquier deporte, incluso si se practica en el agua. Dado que es muy difícil tomar cualquier bebida o alimento mientras nadas, te recomendamos hacer una carga previa de bebida isotónica en la media hora del ejercicio. Puedes combinar el isotónico con una cápsula de sales minerales para un aporte extra de electrolitos.

Isotónicos: Victory Endurance Iso Energy

Durante los entrenamientos, también puedes llevar contigo una boya de natación con un compartimento estanco en el que puedes guardar cápsulas de sales y otras bebidas para contar con ellas en caso de emergencia.

Elije el traje adecuado

Elige el traje de triatlón o de neopreno adecuado. Existen un sinfín de trajes y prendas de neopreno que se adaptan a cualquier temperatura ¡Elije cuidadosamente el tuyo teniendo en cuenta la temperatura media del agua!

Visita nuestra web Bulevip.com o contacta con nosotros a través de nuestro Servicio de Atención al Cliente o Redes Sociales si necesitas si tienes cualquier duda relacionada con nutrición y deporte ¡Te asesoramos sin compromiso!

Aida Baena autora Bulevip

Comparte en las redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* He leído y acepto la política de privacidad.